«Me armaron una causa sin fundamentos. Mi familia fue presa injustamente. La democracia me debe la libertad y voy a pelear por eso», consideró el gremialista en declaraciones a Radio Rivadavia.

Con duras críticas a la administración anterior, Medina sostuvo: «Macri es un hijo de puta y fue un vendepatria. Tiene que estar colgado en la Plaza de Mayo».

«A Macri lo eligieron y no le dio respuesta al pueblo», señaló el sindicalista platenses, e indicó que «puso en riesgo al país, mató de hambre al pueblo y fundió a la Argentina».

Además, contó que estuvo «60 días en una habitación de 3×3 sin ventilación en Ezeiza», y que se «peleaba mucho con las fuerzas policiales adentro para defender los derechos de los presos».

Respecto a las causas que enfrenta, insistió: «Por mis hijos aseguro que no hubo transacciones por $180 millones como dice en la causa. Eso se cae».

«Ya investigaron todo. No soy rico para nada. Los medios gorilas de Argentina dijeron que tenía Ferrari, helicópteros, yate, casas en Estados Unidos. No tengo VISA ni tarjeta de crédito. No demostraron nada», subrayó Medina, que se encuentra preso con domiciliaria desde febrero pasado.

«Mi hijo se quedó sin la mamá y el papá por un año y pico cuando tenía 6 años», expresó el sindicalista, que también aseguró que «no tenía armas en el sindicato» y que es «víctima de los jueces y políticos corruptos».

A su entender, «hay gente que le tiene miedo al movimiento obrero, por el solo hecho de ser peronista».

En ese sentido, cuestionó que sus pares no lo apoyaron al momento de ser detenido, y señaló: «El sindicalismo argentino se metió abajo de la mesa cuando me metieron preso».

Antes de recibir el beneficio de la domiciliara en febrero pasado, el sindicalista estuvo detenido en la cárcel de Ezeiza durante dos años, acusado por los delitos de asociación ilícita, lavado de dinero, extorsión reiterada y coacción agravada.

Fuente: InfoGremiales

Dejar respuesta