Así lo manifestó el Titular del Sindicato de Trabajadores de Vivienda, José «Mellizo» Ramos, en declaraciones a la prensa.

«Es vergonzosa la actitud de nuestra patronal, además de las presiones, aprietes y amenazas a nuestros compañeros y compañeras, para que no participen de las asambleas, ahora se dedican a provocar a los empleados. Ahora convocaron personal de la Dirección del Área Social, para que tengan una reunión el Doctor Bolea. La interventora simula voluntad de diálogo con la prensa y en el IPVyDU solo se dedican a provocar a los trabajadores», consignó Ramos.

«Lo peor de todo es que convocan a la gente a trabajar cuando en la repartición todavía no se diseñó ni implementó ningún protocolo para cumplir con las normas preventivas mínimas para que nuestro IPV pueda funcionar en plena pandemia. Ni hablar también, de la posibilidad de que haya compañeros que contraigan dengue por la gran cantidad de mosquitos que hay en las oficinas», manifestó el sindicalista, quien acusó a la gestión por las condiciones de trabajo poco sanitizadas en que los empleados llevan adelante en sus tareas

«Es una verguenza administrativa el accionar de la Interventora. Su intromisión en la estructura jerárquica del IPV, designando a un puntero de poca monta, no tiene precedentes. Nunca se pisoteó así el estatuto ni los derechos de nuestros trabajadores. Con estos atropellos nos están empujando a tomar medidas que van a atentar contra la paz social, y para que exista esta paz social, este gremio y nuestros compañeros aportaron bastante», concluyó el referente del gremio del IPV.

Dejar respuesta