Dirigentes bancarios se movilizaron hoy en todas las sucursales del HSBC en la provincia, y paralizaron las actividades en las últimas dos horas de atención al pública. El gremio que en Tucumán conduce Cecilia Sánchez Blas denuncia un ajuste en esa entidad, que incluye despidos de trabajadores y cierre de sucursales en todo el país.

La medida se enmarca en un plan de lucha de la Asociación Bancaria en todo el país para evitar la pérdida de puestos de trabajo y «llevar tranquilidad al resto de los trabajadores bancarios».

Desde la entidad gremial, habían acusado al HSBC Bank de tener un claro objetivo desestabilizador, en ese contexto enmarcaron el cierre injustificado de las sucursales de  Villa Mercedes _San Luis-; Villa María -Córdoba-; San Rafael y Malargüe -Mendoza-; Santiago del Estero; y Santa Rosa -La Pampa.

«Denunciamos que no hay ninguna causa económica que justifique esta medida, llamativamente dispuesta a escasos días del cambio de Gobierno y cuando las autoridades electas anuncian que recuperarán al sistema financiero en su rol promotor de las actividades productivas…Por ello, en defensa de los puestos laborales afectados, realizada la correspondiente denuncia, convocamos al estado de alerta y movilización, intimando al HSBC a que retrotraiga su extemporánea actitud, habían señalado los bancarios en un comunicado que emitieron  la semana pasada.

Dejar respuesta