El gobernador Juan Manzur se alista para participar del plenario de Secretarios Generales que el sindicalismo cegetista realizará mañana en la sede de la CGT, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Además del  mandatario confirmaron su asistencia la Ministra de Gobierno y Justicia, Carolina Vargas Aignasse y el  dirigente bancario electo Diputado Nacional, Carlos Cisneros.

La importancia del encuentro que mantendrá la primera plana de la dirigencia sindical, reside en el hecho de que por primera vez un presidente electo asistirá para participar activamente del cónclave que se llevará a cabo en la histórica  sede situada en calle Azopardo.

Cabe recordar que el encuentro programado para mañana empezó a gestarse en Tucumán el pasado 29 de Octubre,  cuando el presidente electo Alberto Fernández y la cúpula sindical de la CGT visitaron la provincia para acompañar al mandatario provincial, en la asunción de su nuevo período como gobernador.

Así, apenas Fernández dió el OK, el gobernador Manzur y Hector Daer (co Secretario General de la CGT), empezaron a trabajar la convocatoria para el encuentro de mañana. Mientras que Manzur se ocupó de persuadir a sus pares de asistir, Daer hizo lo propio con los representantes de los trabajadores.

Si bien la convocatoria no demandó mucho esfuerzo, debido a que Manzur y Daer comenzaron a aceitar la dinámica de estas invitaciones con la organización del acto masivo del 17 de Octubre del año pasado, y con el ecuentro de la cúpula sindical y la UIA en Tucumán, para empezar a discutir el nuevo Pacto Socia (entre otros mitines), uno de los objetivos para mañana era también incluir nuevas figuras para ampliar la base de  respaldo al Pacto Social. En ese sentido, la asistencia confirmada por  parte del gobernador electo de Buenos Aires, Axel Kicilof, y del histórico referente de los Camioneros, Hugo Moyano, ya aparece como un síntoma.

Así, con el acercamiento del moyanismo y de otros sectores  dirigenciales que venían distanciados de la principal central obrera, se generan nuevas expectativas en torno al  comienzo de una nueva etapa de unidad en el movimiento obrero organizado. Habrá que ver si la unidad que logró alcanzar la dirigencia peronista a nivel nacional, con el objetivo de vencer a Macri, puede replicarse a instancias de la CGT. Para ello deberían  reagruparse las diferentes corrientes y frentes sindicales que hoy existen. Mañana podrían dar el primer paso.

Dejar respuesta