Horas de incertidumbre y temor viven por estos momentos los casi 70 empleados que prestan servicios en las 6 sucursales que Musimundo tiene en Tucumán. Según consignaron a Gremiales Tucumanas, pese a que los trabajadores deberían percibir su salario hasta el quinto día hábil del mes, todavía no han recibido ningún porcentaje del mismo.

El principal temor de los trabajadores se funda en que Musimundo se encuentra en convocatoria de acreedores desde hace algo más de un año. Además cabe recordar el caso del  cierre de las sucursales de Famaillá, Banda del Río Salí y del Shopping “El Portal”, cuyos trabajadores terminaron de la peor manera. “Lo de Famaillá fue bochornoso. Los compañeros fueron a trabajar y se encontraron con las puertas cerradas. A los compañeros de Famaillá y Banda del Río Salí los despidieron y les pagaron su indemnización en cuotas. Distinto fue el caso de los compañeros de El Portal, que si bien fueron relocalizados hoy están viviendo de nuevo esta situación angustiante”, señala uno de los trabajadores que pide mantener su identidad en reserva por temor a represalias.

“Los gerentes regionales y locales no nos dan respuestas de ningún tipo y nuestro sindicato (SEOC) no hace absolutamente nada. Otro de los puntos del conflicto que no se ve es que son a Musimundo la explotan dos sociedades: EMSA S.A y CARSA S.A. Las 22 sucursales del NOA son todas de CARSA, y según nos avisaron de manera informal CARSA le estaría por transferir a EMSA todas las sucursales que administra, excepto las del NEA. Es en esas provincias donde CARSA va seguir administrando las sucursales, los trabajadores ya cobraron hace dos días, mientras que a nosotros nos dijeron que recién mañana nos pagarán solo un 25% del sueldo, y sobre el porcentaje restante no hay ningún tipo de información al respecto”, expresó el trabajador que se desempeña en la empresa dedicada principalmente a la venta  de electrodomésticos.

Luego agregó: «Son justamente los locales que están por transferir, en donde no pagan los salarios. Evidentemente no se quieren hacer cargo de nuestro sueldo. Ahora no sabemos si la transferencia de sucursales es una compra o fusión, motivo por el cual tampoco sabemos que va a pasar con nuestra antigüedad, porque todavía no vino nadie de la otra empresa.»

«Ahora con la excusa del Día de la Madre seguramente nos van a hacer trabajar en doble turno para repuntar en las ventas. La verdad es que los compañeros están stresadísimos y muy angustiados por esta situación. Ni hablar del atraso salarial y del deteriodo de nuestro poder adquisitivo, que mas deteriorado se verá ahora que vamos a cobrar, con suerte, después de la fecha de vencimientos de todos los servicios», conluyó el trabajador de Musimundo, quien aseguró que los empleados temen lo peor.

Dejar respuesta