Las sucesivas denuncias realizadas por los sectores de trabajadores rurales que aspiran a participar en las próximas elecciones en las que se deberían elegir las nuevas autoridades de las comisiones directivas de todas las seccionales de UATRE del país, se han diversificado en distintos puntos del país.

Es que además de las irregularidades reveladas en Tucumán, donde se pudo constatar la conformación de juntas electorales fantasmas y la persecutoria depuración discrecional del padrón, los reclamos contra las conducción nacional de UATRE y sus socios jurisdiccionales se han replicado en las provincias de Santa Fé, Santiago del Estero, Córdoba, Buenos Aires y  Río Negro.

Pese a los matices de los reclamos en las diferentes seccionales, los dirigentes rurales opositores a la conducción nacional denuncian las mismas anomalías: complicidad de las principales autoridades locales; conformación de juntas electorales inexistentes y eliminación masiva en los padrones de los afiliados identificados como posibles opositores, entre otras maniobras implementadas desde la conducción nacional de UATRE, perpetradas únicamente con el objetivo de perpetuarse en la gestión.

“Todo ocurre con el aval y la complicidad de las autoridades de la Secretaría de Trabajo de la Nación dependiente  del Ministerio de Producción”, señala el referente rural del sur tucumano, William Centeno, en declaraciones a la prensa.

“En Tucumán el garante de estas maniobras que atentan contra el bienestar de los trabajadores rurales y  la libertad sindical tiene nombre y apellido: se llama Tobías Gordillo”, agrega Centeno apuntando contra el funcionaro PRO a  cargo de la delegación Tucumán de la Secretaría de Trabajo de la Nación.

“Por las presentaciones efectuadas por nuestros compañeros que quieren participar de las elecciones, Gordillo sabe que en Tucumán se han eliminado de los padrones a casi 4000 trabajadores rurales aportantes que están en condiciones de participar de la elección”, denuncia Centeno.

Luego vuelve a la carga contra el funcionario PRO “Sabe también Gordillo de las juntas electorales y las seccionales fantasmas que no tienen cotizantes y que pese a violar el estatuto funcionan como normalizadas solo para que  Ricardo «Remache» Ferreyra (máxima autoridad de UATRE Tucumán) y  Ramón Ayala ( Sec. Gral Nacional), tengan algunos votos seguros para intentar perpetuarse en sus cargos”. En relación a esto, el  dirigente explica: “Hay actas notariales que así lo demuestran, sin ir mas lejos la Escribana Romano Norri pudo constatar que en Tafí del Valle donde debería funcionar UATRE, solo hay una sanguchería y una pollería. Es un descaro este fraude”.

Para concluir Centeno advierte que si el funcionario PRO no instrumenta las medidas para garantizar tanto la participación de la totalidad de afiliados y la transparencia del proceso electoral, los trabajadores rurales acamparán  y tomarán el edificio perteneciente a la Regional Tucumán de la Secretaría de Trabajo de la Nación.

Acusan al oficialismo de UATRE Tucumán de armar «Juntas Electorales Fantasmas»

Dejar respuesta