En medio de la crisis económica que atraviesa a los argentinos, desde la Confederación General del Trabajo (CGT) pidieron al presidente Mauricio Macri que declare «la emergencia alimentaria y nutricional» para «atacar el flagelo social del hambre».

«La caída de los ingresos laborales y sociales de los trabajadores ocupados, desocupados, jubilados y beneficiarios de planes sociales, por efecto de la inflación y la devaluación, registra en la actualidad una pérdida sin demasiados antecedentes en nuestra historia reciente», dice la carta que lleva la firma de Carlos Acuña y de Héctor Daer.

Para sostener el reclamo, la CGT aseguró que «la situación de calle en la que han caído muchos compatriotas, las dificultades para alcanzar niveles de alimentación básica y nutricional de millones niños y adultos mayores hoy se expresa con severidad y dramatismo».

«Es obligación primaria, indelegable y constitutiva de todo Estado, el garantizar la alimentación y nutrición adecuadas a toda la población. Hoy se trata de coordinar todos los esfuerzos y poner todos los recursos a disposición de los más necesitados. El futuro de los niños y los adultos mayores sin alimentos, está en sus manos», cierra el petitorio el sindicato madre de los trabajadores argentinos.

Dejar respuesta