Trabajadores de Emilio Luque iniciaron hoy una medida inédita de control en las tesorerías de cada sede de la firma supermercadista, con el objeto de controlar el ingreso y salida de dinero a la compañía.

Las guardias se llevan a cabo en la sede central de la empresa, en Los Vázquez, y en las distintas sucursales de la empresa.

El mes pasado, los empleados realizaron un paro por falta de pago de sus salario. Emilio Luque había planteado que a causa de la caída de las ventas se les hacía difícil mantener la cantidad de personal a su cargo, y que por eso habían recurrido al Estado provincial para que gestione un crédito a ser devuelto en seis meses, con lo cual podrían superar la situación.

«No se trata de un paro ni de un quite de colaboración, sino de una medida de acción directa para que se nos garantice el pago de los sueldos», dijo Miguel Zelaya, delegado y vocero de los empleados de la compañía.

Según el dirigente, Emilio Luque adeuda la totalidad de los sueldos de junio a los 1.200 trabajadores que se desempeñan en los locales de Tucumán, Salta, Catamarca y Santiago del Estero.
«Nos deben junio completo y ya se acerca la fecha para que nos abonen julio, y estamos muy preocupados, porque Luque nos adelantó que la única manera de que cobremos será si se vende la empresa», apuntó.

«Estamos resguardando los Tesoros en los puntos de venta para que el dinero que ingresa no sea derivado a otros negocios que tiene el empresario Emilio Luque», precisó Zelaya.
El vocero explicó que la crisis que afecta a la tradicional cadena de supermercados comenzó precisamente porque las recaudaciones que se obtenían, sobre todo los fines de semana, se destinaban a los negocios que Luque posee en la actividad azucarera, que hoy un mañana soporta un paro de Fotia por demandas salariales.


Posible comprador

Zelaya insistió en que Luque les dejó en claro que están avanzadas negociaciones con otra cadena supermercadista, y que sólo en ese caso se normalizaría la cuestión salarial. «Están negociando la venta a la firma Comodín, pero la verdad es que no creemos nada. Hasta la semana pasada eran los supermercados Día los candidatos, y luego quedó en la nada», resaltó.

Enfatizó en que la atención al público en las sucursales de Emilio Luque es normal, sobre todo porque necesitan que el negocio se mantenga activo. «Creemos que con el control del ingreso y egreso de dinero al menos alcanzaría para que nos paguen el 50% del sueldo de junio. Queremos evitar que continúe el vaciamiento de la empresa», apuntó.

Dejar respuesta