Luego de que el Ballet Estable de la Provincia festejara el 60º aniversario de su creación, el cuerpo de bailarines que comanda la Directora Mercedesde Chazal, ha entrado en Estado de Alerta. Es que la no renovación contractual de Gonzalo Velardez puso en guardia a todo el personal que integra el cuerpo estable.

Si bien la actividad del cuerpo que depende del Ente Cultural de Tucumán que conduce Mauricio Guzmán, se venía llevando con total normalidad, habiéndose concretado de manera exitosa la función conjunta con el Ballet de Danza Contemporánea que tuvo lugar ayer en el Teatro San Martín, la notificación informal del despido de un bailarín, generó malestar en la totalidad de bailarines y bailarinas profesionales que integran el cuerpo de baile.

 “Mientras el gobernador Manzur se comprometió a defender el trabajo durante su gestión y a no despedir a nadie, en el Ente Cultural de Tucumán parecieran estar dispuestos a seguir incrementando la tasa de despidos y el índice de desempleo realizando despidos arbitrarios de manera injustificada”, señaló a este medio un vocero del cuerpo de bailarines del Ballet  Estable de la Provincia, que pidió hacer reserva de su identidad por temor a represalias.

“El año pasado, por primera vez un gobernador nos recibió en su despacho y nos felicitó por nuestro trabajo. Manzur también nos pidió  compromiso y que sigamos trabajando para que los alumnos de escuelas tucumanas, vivan donde vivan, tengan acceso a la cultura, al arte y la educación. Sin embargo hoy de manera cobarde, arbitraria y discrecional despiden a un compañero que no tiene ninguna otra fuente de ingresos”, manifestó a Gremiales Tucumanas un integrante del cuerpo de baile, que además explicó que el despido de Velardez genera temor en el resto de bailarines y bailarines que todavía no forman parte de la planta permanente.

En ese sentido, según se consignó a este portal, apenas un reducido grupo de bailarines y bailarinas se encuentran efectivos como planta permanente, estando el resto con designaciones como interinos, temporarios o con contratos de locación que se renuevan anualmente.

 “Además del caso de Velardez, había otros 3 bailarines con la misma situación contractual. Desde la Dirección habían dicho que la renovación de los 4 contratos iba a estar sujeta a una audición que jamás se llevó a cabo. Sin embargo, desde la conducción del Ballet dispusieron hoy de manera arbitraria el despido de nuestro compañero”, precisaron desde el cuerpo de baile

Dejar respuesta