Como todos los veranos, el líder sindical y titular de la Unión de Trabajadores Hoteleros y Gastronómicos de la Argentina, Luis Barrionuevo fue el anfitrión este viernes del tradicional asado, donde en este caso, se juntaron varios políticos y 300 sindicalistas de todo el país.

Entre los presentes estaban los diputados nacionales del Frente Renovador, Marco Lavagna y José Ignacio De Mendiguren; además los dirigentes sindicales Carlos Acuña (CGT), Omar Maturano (La Fraternidad), Julio Piumato (Judiciales), Hugo Benítez (Las 62 organizaciones), Amadeo Genta (Sutecba) y personalidades importantes del peronismo como Carlos Campolongo y Julio Bárbaro.

No tenemos rencores y lo urgente es ayudar a planificar la alternativa para salir de este atolladero. Basta de tirar piedras y cavar trincheras. La unidad nacional es posible y necesaria para alumbrar el futuro“, dice el comunicado común que surgió de la importante reunión.

Los dirigentes sindicales y políticos sostuvieron que tienen un“deber democrático de crear la igualdad de oportunidades para que cada argentino pueda progresar individual, familiar y comunitariamente”. Y agregan: “Todos debemos ceder y, en primer lugar, la minoría que acumula y acumula riqueza mientras los sectores medios y bajos caen por un tobogán. Nuestra obligación es proponer un proyecto nuevo que esbozaremos en este documento. No nos conformamos con la queja, con la confrontación estéril entre quienes reivindican un pasado inmediato indefendible y los que apoyan los reiterados fracasos del actual gobierno. No podemos perder más tiempo en esas estupideces”, enfatizaron.

En tanto, coincidieron en que el enemigo a enfrentar en los próximos comicios “no es una ideología sino tan solo una limitación, la de todos aquellos que se creen dueños de una verdad indiscutible, tercos y omnipotentes”. “Ocupamos el espacio de los que tienen una mentalidad abierta, de los que asumen la necesidad de trabajar por un proyecto común y participamos de la convicción de que solo es posible lograrlo si lo intentamos entre todos”, agregaron.

“Los posibles inversionistas a los que podríamos recurrir a partir del 2020 piden reformas estructurales: fiscal, laboral, y previsional. Por estos factores, entre otros, es que urge trabajar en la unión nacional, un pacto económico y social para revertir la carrera de precios y lograr los equilibrios macroeconómicos en un plazo aproximado de seis meses y se puedan establecer nuevas reglas de juego”, destacaron.

Los referentes no escatimaron en críticas tanto para el Gobierno del Presidente Mauricio Macri como de su antecesora, Cristina Fernández de Kirchner. “Las dos últimas gestiones presidenciales se igualan en ineficiencias para cambios estructurales y corrupción. No discutiremos quien fue más nefasto. Sobran evidencian de ambos fracasos”, señalaron.

“De esa decadencia saldremos con una nueva alternativa, la ilusión realista que solo con algo nuevo puede ofrecerse a nuestro país y a la ciudadanía persuadiéndolos que debemos salir del justificado escepticismo que angustia, amarga y apesadumbra”, concluyeron.

Fuente: Actualidad Política

Dejar respuesta