Por Martín Faciano

Pareciera ser que la Asociación Bancaria se ha convertido en la organización gremial favorita del Gobernador Juan Manzur para enviar mensajes a propios y extraños. Es que desde su participación en  el 2016, año del  Bicentenario, en la tradicional cena por el Día del Bancario organizada  por el gremio, el mandatario provincial no ha desperdiciado ninguna oportunidad de mostrarse junto  al histórico y principal enemigo público del exgobernador y actual Senador Nacional José Alperovich: el referente bancario Carlos Cisneros

El lunes pasado, nuevamente, el Gobernador Manzur volvió a participar en un evento vinculado al gremio bancario, y volvió a sentarse a la par de Cisneros. Esta  vez, en el marco de una actividad institucional  organizada por la Caja Popular de Ahorros: el Gran Premio Batalla de Tucumán, que se celebra cada 24 de Septiembre, como todos los años,  en el Hipódromo. Pero a diferencia de las veces anteriores en las cuales Manzur participó de algún evento organizada por la conducción gremial bancaria, esta vez el gobernador utilizó su  cuenta oficial de twitter para difundir la actividad y explicitar su alianza con la organización gremial.

«Junto a las autoridades de la Caja Popular de Ahorros y de la Asociación Bancaria en el Gran Premio Batalla de Tucumán», escribió el Gobernador Manzur en su cuenta de Twitter, subiendo además una imagen en la que se lo ve  caminando junto al referente bancario, y al  Interventor de la Caja Popular, Dr. José Díaz.

La revalidación de la alianza con la conducción bancaria, oficializada  por el gobernador, es sin duda alguna, uno de los mensajes políticos más fuertes que daría  Manzur desde que Alperovich manifestó públicamente sus intenciones de volver a ocupar el sillón de Lucas Córdoba.

En las instalaciones de Casa de Gobierno, en el palacio legislativo, en los concejos deliberantes de los municipios y en la Sede del PJ, los dirigentes del oficialismo provincial (y también algunos casos de la oposición ) toman nota. No obstante, aún queda un remanente de alperovichistas nostálgicos que todavía sostienen que Manzur no ejerce la conducción, ni da mensajes claros.

 

 

Dejar respuesta