Luego de que la empresa Celusal – Timbó S.A acordara con la Seccional Tucumán del Sindicato de Trabajadores de Industrias de la Alimentación la suspensión durante 4 semanas, para el 70 % del personal que presta servicios en la planta de producción de Celusal que opera en el Departamento de Burruyacú, la actividad que se desarrolla  sobre  una de las fuentes de salmuera más grandes del país, volvió a la normalidad.

Si bien al principio había trascendido que la empresa atravesaba una etapa crítica, el Secretario de Prensa de STIA Tucumán, Enrique Ibarra,  en diálogo con Gremiales Tucumanas, explicó los motivos que propiciaron la paralización de la actividad durante casi un mes.

“La empresa hizo una inversión muy importante hace algunos meses, comprando máquinas sofisticadas para optimizar la producción. Como era necesario hacer refacciones y mejoras edilicias desde la empresa dispusieron la suspensión de la actividad y nosotros intercedimos para que además del porcentual que se les liquidará a los compañeros se les otorgue un bono adicional”, precisó Ibarra.

Posteriormente el sindicalista se refirió a la situación de la empresa: “Pese al estancamiento de la economía, la leve caída en la venta de productos de la empresa, la firma ha logrado incorporar más personas para la producción. La paralización era conveniente porque había suficiente stock y a su vez se produjo un ahorro energético importante. Los compañeros están tranquilos y los términos de la suspensión fueron acordados a instancias de la Secretaría de Trabajo”.

 

Dejar respuesta