Por Martín Faciano

Mientras se cumple un nuevo aniversario de la creación de Canal 10 y Radio Nacional Tucumán, los trabajadores de la histórica radiodifusora estatal temen por su estabilidad laboral.

Es que en los últimos días trascendió que a un grupo de trabajadores le ofrecieron acogerse al Retiro Voluntario, y en caso de que decidieran no acceder se efectuarían los correspondientes despidos. La situación fue dada a conocer por el periodista Ramiro Rearte, quien utilizó su cuenta de twitter para solidarizarse con los trabajadores de prensa

Así, con su pretensión de disminuir el personal de planta permanente,  Radio Nacional Tucumán dio inicio al proceso de desmantelamiento de la emisora local, el cual se enmarcaría en el plan tendiente a vaciar los medios público estatales, impulsado por  el Titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, y justificado por el Ministro Jorge Triaca en su reciente visita a Tucumán, donde justificó los 354 despidos en la agencia Télam.

Cabe aclarar que en  Radio Nacional Tucumán, el actual Director José Ignacio Sbrocco, es el responsable de llevar adelante  los lineamientos y las políticas comunicacionales implementadas desde el Gobierno Nacional.  Sbrocco, coautor del libro “El Zar Tucumano” y Jefe de Prensa del Pro – Cambiemos Tucumán, ejecutando las políticas de de achique y despidos en la radio local, habría sido el encargado de llamar de a uno a cada trabajador de la emisora, para detallarles las “opciones generosas”,  ofrecidas desde la de patronal radial.

Además de la reducción de personal, el proceso de recorte de la radio también incluye la eliminación de las horas extras y la reducción al mínimo del personal para trabajar los feriados.

¿Listas Negras?

Una cuestión no menor que vienen denunciando los más de 20 trabajadores que  han sido despedidos, pese a desempeñarse como trabajadores en planta permanente en distintas repetidoras de Radio Nacional, es la confección de “listas negras”. En las mismas se catalogaría a los empleados, fichándolos por  una supuesta simpatía política/ideológica, que sería determinante a la hora de confeccionar el “orden de méritos” para efectuar los despidos venideros.

Pero el control de calidad ideológico habría comenzado desde el primer día de la actual gestión. En ese sentido se encuadra el cambio del nombre de la emisora, que anteriormente se llamaba “Radio Nacional Tucumán, Mercedes Sosa”,  y ahora sólo “Nacional Tucumán”, ignorando así el nombre de la cantora argentina perseguida en dictadura y que naciera el mismo día que la declaración de Independencia, el 9 de julio.

El plan de desguazamiento de Radio Nacional, a nivel nacional, incluiría el cierre de 15 repetidoras situadas en zonas denominadas “periféricas”. Desde el entorno de Lombardi, aseguran que las emisoras venían bien, pero pasaron cosas.

Dejar respuesta