Durante el transcurso de la semana, desde la conducción nacional del Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP) manifestaron a través de un comunicado su repudio a los despidos de fin de año ocurridos en distintos establecimientos privados, a lo largo y ancho del país. “En los establecimientos educativos privados de todos los niveles, aún los universitarios, los empleadores están realizando  despidos arbitrarios, sin causa”, denunciaron al inicio del comunicado. Luego, haciendo alusión a los despidos en el Ministerio de Trabajo de la Nación, señalaron: “estamos frente a un panorama lamentable, de avasallamiento de los más esenciales derechos, como es el derecho al trabajo, que tanto empleadores de la actividad privada, como estos funcionarios neoliberales encaramados en el Estado nacional, atropellan sin reparar en la ley, en el derecho, ni en la justicia”.

En  Tucumán

Para interiorizarnos sobre la situación en Tucumán,  desde Gremiales Tucumanas nos pusimos en contacto con Bernardo Beltrán, actual Secretario General de Sadop – Seccional Tucumán, quién manifestó que generalmente, los despidos en los establecimientos educativos de gestión privada se tratan de casos de disciplinamiento laboral. «Por lo general muchas veces provocan el despido de aquellos compañeros que tienen una postura más firme con respecto a sus derechos, o que quieren cobrar lo que corresponda o que se cumpla la legislación laboral. Creo que en el sector privado de la docencia lo más significativo es el tema del disciplinamiento laboral y en algunos casos, aspectos ideológicos. Cuando se plantea que si el docente no dicta la materia como quiere el colegio, el docente no puede seguir, se está atentando contra el espíritu de libertad de cátedra, que sabemos que en los privados es relativo, pero en algunos casos ya es una cuestión extrema.» indicó Beltrán. Luego añadió: «Otro elemento que a veces entra en juego es la empatía que los padres tienen con el docente. Como hay plata para indemnizar, entonces prácticamente hay una actitud muy condescendiente por parte del colegio para con los padres,  a los cuales los ve como clientes. Así,el docente es un fusible de gusto de los padres y de un colegio que quiere siempre tener conforme a los padres, sin importar que pasa con el trabajador».

El referente gremial indicó que sólo en la última semana de Diciembre, ocurrieron aproximadamente cerca de 20 despidos de los cuales ellos tomaron conocimiento. «Aquellos que están con contratos a plazos fijos que no corresponden, que les dicen vos trabajas de Marzo a Diciembre, les sugerimos que se lleguen al gremio», sugirió el dirigente gremial docente.

Se estimaba también, que se producirían mas despidos si se toma en cuenta que muchos quedaron esperando que los llamen para volver en en Marzo. Para concluir, Beltrán reflexionó: «Lo que nosotros también reclamamos es que, el Estado tiene que tomar cartas en el asunto, sobre todo en aquellos colegios que reciben un aporte estatal y que por otro lado cobran una cuota importante. ¿Qué sentido tiene darle un aporte a un colegio que te despide 3 o 4 docentes por año? Entonces se está utilizando la plata del Estado para financiar una forma de organización de un colegio, que evidentemente no necesita de esos recursos,  ya que  tiene dinero para despedir e indemnizar…Nosotros hemos constatado en muchos casos, que no había problema de docentes que sean incumplidos o que hayan tenido mal trato con alumnos, sino que se trata generalmente de docentes que tienen actitud mas de respeto por su propia dignidad del trabajador y eso a muchos empleadores no les gusta».

Dejar respuesta